Extracción de Biopolimeros

En ocasiones, el remodelamiento del contorno glúteo no es posible exclusivamente con lipoaspiración e injerto.

Uno de los episodios de negligencia más escandalosos  y peligosos relacionados con la cirugía y medicina estética es la utilización de los biopolimeros como sustancia de relleno. Es fácil encontrar publicidad engañosa e información sobre su uso para rellenar arrugas en la cara o dar volumen a los glúteos, busto etc.

Los biopolimeros son en realidad compuestos a a base de silicona líquida u otros materiales; Metil metacrilato (PMM), Guayaol, aceite mineral, aceite de cocina, aceite de coche y muchas otras cosas más. Al infiltrarlos bajo la piel, el organismo desecandena una reaccion inflamatoria y esto ocasiona el aumento de volumen que [email protected] pacientes buscan y que inicialmente se ve muy bien pero que en realidad a comenzado un proceso de destrucción interno que va consumiendo tejidos, ocasionando abscesos y poniendo en riesgo la vida de los pacientes y en ocasiones ocasionandoles la Muerte.

En otros casos el cuerpo los encapsula dando origen a granulomas que se manifiestan como abultamientos o tumores que solo pueden extraerse mediante el bisturí (muchas veces no del todo). Pueden producir una reacción inflamatoria en el cuerpo capaz de durar días, meses o años. Los biopolímeros pueden migrar una vez infiltrados. La gente llega a pensar que estos productos son inocuos ya que muchas veces los problemas con los biopolimeros aparecen 1, 2, 5, 10, 15 y hasta 20 años después de su utilización.

Sin embargo hay personas menos afortunadas que durante el procedimiento de inyección de biopolimeros los medicamentos pasan el torrente circulatorio y producen de inmediato la muerte.

Los biopolimeros están prohibidos por la FDA y por las autoridades sanitarias en Europa.

Estas sustancias están rodeadas de una publicidad falsa, que aparece sobre todo en páginas de anuncios de compra-venta o en blogs. Esta publicidad afirma que no tienen riesgos ni efectos secundarios porque no son cirugía. Frecuentemente se venden en Hispanoamérica diciendo que son productos y formulas francesas o alemanas; países dónde no pueden utilizarse como sustancias de relleno. Hemos llegado a leer que están hechos de ¡células madre!. Muchos de estos productos no tienen registro sanitario.

Estas sustancias pueden comprarse libremente a través de internet sin ningún tipo de control, algunos distribuidores ofrecen incluso asesoría de cómo utilizarlo. Muchas veces se venden en la misma página que perfumes o cosméticos.

Algunas personas preguntan de forma ingenua:.... ¿si estas sustancias son malas, porqué los médicos las utilizan?. Desgraciadamente ser médico no es sinónimo de tener una buena ética y tan poco es sinónimo de tener siempre la mejor formación. Y muchas veces, las personas que los utilizan no tienen ni siquiera formación sanitaria y se aplican en centros de belleza o en peluquerías; recordemos que cualquiera puede comprarlos. (Espero no estar creando malas ideas). También se ofrecen tratamientos ¡a domicilio! por cosmiatras (esteticistas) y otros tipos de medicos agenos a la Cirugía Plastica.

Es fundamental siempre buscar Cirujanos Plasticos y Reconstructivos certificados por el Consejo Mexicano de Cirugía Plástica.

Las secuelas debidas a la inyección de modelantes  y defectos congénitos o quirúrgicos en el área glútea, requieren el empleo de técnicas quirúrgicas específicas para el manejo de su condición, es por ello que el objetivo a alcanzar es la optimización de la proyección anteroposterior del área glútea, que redunde en una forma estilizada, de adecuado tamaño y apariencia juvenil. El Dr. Giovanni Betti tiene muchisima experiencia en esta área y ha desarrollado técnicas propias innovadoras para tratar a les pacientes con problemas por inyeccion de biopolimeros u/o material extraño.