Reconstrucción mamaria

Reconstrucción mamaria

 

La mama ha sido siempre símbolo de la feminidad, de la fertilidad, del amor materno y de la atracción sexual, y su pérdida ocasiona transtornos psicológicos, emocionales y sociales. El cáncer de mama presenta el primer lugar en tasa de incidencia de cancer en la mujer, por lo que siempre deberá ser realizado un diagnóstico precoz que permita un tratamiento menos agresivo. Éste ha evolucionado espectacularmente siendo cada vez mejores los resultados en cuanto a su sobrevivencia, por lo que la reconstrucción es cada día más una necesidad y un cirugía cotidiana para la cirugía plástica.

Vivir con el diagnóstico de cáncer de mama es difícil, pero como han demostrado muchas mujeres, la enfermedad es superable.

La reconstrucción mamaria te proporcionará una mejoría estética, una mejoría en tu imagen que, indudablemente repercutirá en tu estado de ánimo. Pero a veces, no es fácil tomar la decisión de reconstruirse. Por eso queremos ofrecerte información sobre esta técnica y acompañarte en la decisión que tomes.  La actual tecnología médica te ofrece formas extraordinarias para restablecer tu bienestar físico y emocional.

Las técnicas de reconstrucción mamaria se han perfeccionado muchísimo en los últimos años, y también han mejorado considerablemente las formas de los implantes de mama y las técnicas para reconstrucción con tejidos propios. Aunque la reconstrucción nunca puede compensar la pérdida de la mama, los resultados suelen ser muy buenos.

Hay varias formas de reconstruir una mama, repetimos que la elección depende de diversos factores personales, como su estado de salud, la forma y el tamaño de sus mamas, la piel y el tejido no retirados, lo deseos de la paciente y su forma de vida. Cada caso es diferente cuando se considera la reconstrucción mamaria: al fin y al cabo, usted como persona también es única.

Tipos de Reconstrucción mamaria

Métodos de reconstrucción de la mama:

  • Prótesis/Implantes mamarios.
  • Expansión + prótesis.
  • Tejidos locales: estiramiento abdominal ascendente, contralateral (del lado opuesto).
  • Colgajo músculo-cutáneo: de recto abdominal (TRAM) o de dorsal ancho.

Métodos de reconstrucción de la areola:

  • Contralateral.
  • Cara interna del muslo.
  • Tatuaje.

Métodos de reconstrucción del pezón:

  • Elevación de la piel de la aréola: colgajo local.
  • Injerto dérmico, mucosa de labio mayor de la vulva.

Cuando utiliza sus propios tejidos, el cirujano plástico se sirve de la grasa, la piel y el tejido muscular de la espalda o del abdomen. Si se aplica el método del colgajo  abdominal TRAM (por sus iniciales en inglés de colgajo Musculocutáneo Transverso de Recto Abdominal), se utiliza como se refiere tejido abdominal, es decir, piel y grasa de la zona del estómago, y si es necesario, tejido muscular, por lo que las pacientes tienen doble beneficio, se les quita “la pancita” como en una cirugía estética y se reconstruye la mama al mismo tiempo.

Si se aplica el método del colgajo de dorsal ancho, se utiliza tejido de la espalda, (Piel y músculo) pasándolo por debajo del brazo hacia la zona de la mama que se va a reconstruir, generalmente acompañado de un implante mamario.

El implante de mama es una bolsa o sobre de caucho sintético de silicona con forma de mama que puede rellenarse de diversos materiales. Los rellenos de gél de silicona y de solución salina (sal-agua) son los más conocidos y sobre los que más se ha investigado. El implante mamario se implanta bajo el músculo para crear una nueva mama de apariencia armoniosa y estética.

Técnicas de reconstrucción con implantes

Son técnicas menos complejas y más rápidas de realizar que las autólogas y por eso su uso está más extendido.

En general, ofrecen resultados estéticos más sencillos y casi siempre exigen realizar cirugía en la mama contralateral para obtener una mejor simetría entre ambas mamas.

Reconstrucción mediante expansores

Consiste en la introducción de un implante vacío en el lecho de la mastectomía (donde estaba la mama). Este implante (expansor) se rellena de líquido (solución salina) periódicamente en la consulta, mediante una inyección a través de la piel, hasta que esta se ha expandido y es posible colocar (6 meses después) una prótesis mamaria definitiva.

Este tipo de reconstrucción debe realizarse en dos intervenciones, la primera para colocar el expansor y la segunda para recambiarlo por una prótesis definitiva. Entre la primera y la segunda cirugía deben pasar, al menos, tres meses. Determinados expansores están diseñados de tal manera que permiten ser mantenidos como implantes definitivos, por lo que sólo sería necesaria una única intervención.

La colocación del implante se realiza en una hora, bajo anestesia general, con un estancia hospitalaria entre uno y dos días.

¿Cuándo está indicada?: cuando no existe piel suficiente y no se desea emplear técnicas autólogas.

¿Cuándo no está indicada?: no debe realizarse si la paciente ha recibido o va ha recibir radioterapia como parte del tratamiento del cáncer de mama.

 

Reconstrucción mediante prótesis 

Cuando existe piel suficiente en la mama a reconstruir, se puede emplear directamente una prótesis, sin necesidad de colocar antes un expansor.
Ésta se coloca por debajo del músculo pectoral, para evitar que la prótesis quede cerca de la piel y pueda moverse.

Esta técnica no debe emplearse si la paciente ha recibido o va a recibir radioterapia.

¿Qué debo saber sobre las prótesis? Tipos de prótesis 

Las prótesis mamarias empleadas en la actualidad están formadas por una cubierta de silicona y pueden estar rellenas de gel de silicona o de suero fisiológico.

La silicona médica empleada en las prótesis, no ha demostrado ninguna relación con la aparición el cáncer de mama u otros tumores ni con enfermedades autoinmunes y reumatológicas. Su utilización está aprobada en prácticamente todos los países europeos.

La silicona contenida dentro de las prótesis se encuentra en forma de gel (no en forma líquida), de modo que ante una rotura su contenido no se dispersará hacia el resto del organismo. El empleo de silicona líquida inyectable está prohibido en España y su uso puede acarrear problemas graves para la salud. Tampoco deben inyectarse otros materiales sintéticos ni grasa en la mama, dado que pueden dificultar la exploración clínica y radiológica de la mama.

Las prótesis rellenas de suero se emplean fundamentalmente en Estados Unidos. Proporcionan una consistencia a la mama inferior a las prótesis rellenas de gel de silicona y con el tiempo pueden perder volumen. Sin embargo, ante una rotura, el contenido es reabsorbido por el organismo, a diferencia de las prótesis de silicona.

El empleo de prótesis de aceite de soja no está permitido en ningún país. El empleo de otros rellenos, como el hidrogel, está sujeto a cierta controversia, y no existen estudios a largo plazo que avalen su empleo generalizado.

La forma de las prótesis puede ser redonda o anatómica. La elección de la forma de la prótesis dependerá de las preferencias del cirujano y de la constitución física de la paciente.

La cubierta de la prótesis puede ser rugosa (texturada) o lisa. Estas últimas están en desuso, debido a que su empleo se asocia a un mayor porcentaje de contractura capsular alrededor del implante.

 

Complicaciones de los implantes 

El problema más común relacionado con los implantes, es la contractura capsular, consistente en la formación por el organismo de una cápsula cicatrizal interna alrededor del implante que puede hacer que la mama reconstruida tenga una consistencia más dura de lo normal; esto no es más que una respuesta fisiológica exagerada del organismo a un cuerpo que no reconoce como propio.

Las prótesis no precisan ser recambiadas con una periodicidad fija. Sólo deberán ser sustituidas si se detecta una rotura, si existe una infección del implante o si se produce una contractura capsular severa alrededor de la prótesis.

Hay muchas mujeres que se han reconstruido la mama y otras muchas que no. La decisión de reconstruirse la mama debe ser siempre personal y, tiene que basarse en una buena información.

La reconstrucción de la mama puede realizarse de forma inmediata tras la cirugía o pasado un tiempo, meses o años después. La intervención debe realizarla un cirujano plástico  experimentado que, gracias a las nuevas técnicas, podrá crear una mama similar en forma, tamaño y textura a la no operada.

En la actualidad, existen muchas técnicas y opciones para reconstruir la mama, normalmente deberas tener mas de un procedimiento para obtener el resultado que deseas (preguntamos en la consulta).

Si finalmente decides no hacerte la reconstrucción, las prótesis externas bien adaptadas con sujetadores, sostenes o brasieres adecuados, pueden ser una buena opción.