Mamoplastía de aumento

Mamoplastía de aumento

Aumento de busto

La cirugía de aumento consiste en la colocación de un implante por detrás de la glándula mamaria, o por detrás del músculo pectoral para incrementar su volumen y mejorar su forma, después de este tipo de cirugía la paciente podrá encontrar con mayor facilidad ropas que se ajusten mejor a su contorno corporal y se sientan así más seguras de su apariencia personal.

Donde se colocan las incisiones; las incisiones se pueden colocar en diversos lugares, esto depende básicamente de la forma de la mama, del tamaño de la areola o de las preferencias personales de la paciente y/o su medico.

Por lo general estas incisiones pueden colocarse en la axila, alrededor de la areola o por debajo de la mama a nivel del surco mamario, cada una de ellas tienen ventajas y desventajas que deberán ser discutidas con el cirujano antes del procedimiento.

Las prótesis básicamente pueden ser de gél de Silicón o inflables con solución Salina, las mismas pueden tener forma redonda con poca proyección antero posterior o con mayor proyección, o las nuevas prótesis anatómicas o también conocidas por su forma en gota de agua, o  con múltiples dimensiones (prótesis biodimensionales) lo que nos permite recrear casi cualquier forma o volumen que deseen nuestras pacientes.

Una de las diferencias entre las prótesis de solución salina y las de silicona, radica básicamente en que las de solución  Salina pueden ser colocadas por vía endoscopia dejando incisiones aun menores, en nuestro país se prefiere las rellenas de gel cohesivo de Silicón porque su textura es similar al tacto de una mama normal a diferencia de las de solución salina que suelen ser mas rígidas.

Tipos de incisiones en la mamoplastia de aumento

Para realizar una mamoplastia de aumento existen tres opciones actualmente:

  • Incisión areolar (Periareolar): Es una incisión donde se rodea la areola que deja una cicatriz muy fina y que no se aprecia para nada dado su tonalidad y su ubicación. A pesar de ello tener en cuenta que la areola es el punto central del seno y en muchos casos puede haber imperfecciones. Tenemos que tener en cuenta que este tipo de cirugia no permite la introducción de implantes grandes, dado que esto haría aumentar considerablemente el riesgo de contractura capsular ya que se produce mucha más cantidad de tejido de las cicatrices y tiene una mayor tasa de infección.
  • Incisión inframamaria (Surco debajo del seno): Es la incisión más común que realizan los cirujanos, porque como en el caso anterior también deja una cicatriz que en este caso se cura perfectamente y deja los senos con sus funciones principales intactas. Es decir, que los ductos mamarios, nervios y floreros sanguíneos quedan prácticamente nuevos, sin ningún tipo de problema. Este método también sirve para llevar un mayor control por parte del médico especialista durante la operación. De esta forma los pechos resultan más simétricos y permite que se utilicen implantes de tamaño pequeño, media o grande (A elección de la paciente). Pero no todo es positivo, también nos encontrarnos que este tipo de incisión no es recomendable en pechos pequeños, donde la cantidad de tejido mamario sea pobre, dado que no se podrá formar a dobla en la parte inferior del seno (De esa forma se esconde mejor la cicatriz resultante de la intervención).
  • Incisión axilar: Este otro tipo de incisión también deja cicatriz, en este caso escondida por las axilas, en anteriores casos mencionados esta marca se situaba en los pechos. Es un tipo de operación que se recomienda a gente que por alguna razón no pueden realizar ninguna de las dos anteriores. Dado que tiene mayores problemas de asimetría, porque el cirujano no tiene en general tanto control de la operación, habitualmente es una incisión llevada a cabo por especialistas en este tipo de intervenciones y solo permite colocar el implante debajo del músculo.
  • mamoplastia de aumento incisiones

¿Dudas habituales de las mujeres que van a operar?

Perdida de sensibilidad: Es algo temporal el poder notar esta perdida en pechos y pezones, aunque cuanto mayor sea el implante, más riesgo hay que sea permanente.

Contractura capsular: Se trata del endurecimiento del implante, debido principalmente al proceso de curación después de la mamoplastia de aumento. Este tipo de contractura puede ocurrir a los meses o hasta años después de realizar la operación. En las encuestas realizadas a las pacientes de una famosa clínica estadounidense, se puntuó el proceso de un 4 sobre 5, midiendo el nivel de satisfacción que tenían las mujeres después de la intervención.